martes, 26 de diciembre de 2017

Bright. La película que ya no nos merecemos







Esto es un mundo alternativo.

En 1983, Eddie Murphy y Nick Nolte volvieron a unirse tras "Límite 48 horas", a la órdenes, de nuevo, de Walter Hill. Una nueva buddy movie con elementos fantásticos. Dos polis, un humano (Eddie Murphy con sus habituales ripios) y otro orco (un Nick Nolte escondido tras un aparatoso maquillaje obra de un casi novato Stan Winston) que tienen que hacer equipo en un mundo lleno de elementos de la fantasía heróico: hadas, brujas, elfos y dragones. La peli, como todo el mundo sabe, se llamó Bright y hoy día está considerada como una película de culto entre los criados en los ochenta y la generación del videoclub.

El mundo real.

Año 2017, vivimos el Episodio VIII, existen plataformas con miles de contenidos, todos tenemos opinión en internet y los criados en los ochenta somos tildados de fanboys, "jeiter", rancios o pollaviejas. Vivimos en un mundo un poco gilipollas, la verdad. A finales de año, Netflix estrena Bright, su primer blockbuster en streaming, dentro de la cuota y disponible para cuando a uno le dé la gana. Ochenta millones de presupuesto y Will Smith como cabeza de cartel. Dirige David Ayer, un especialista en thrillers urbanos y acción cruda que viene de dirigir una película que no le ha gustado a casi nadie pero ha hecho casi ochocientos millones en taquilla, Escuadrón Suicida. Escribe Max Landis, autor hijo de ESE Landis y que tiene en su haber cosas como Chronicle o la serie de culto Dick Gently, también para Netflix.

Como decía más arriba, Bright es una buddy movie que explora mediante una persecución urbana un universo alternativo donde hace dos mil años varias razas se unieron para derrocar al Señor Oscuro. Enanos (no se ven en pantalla pero se hace alusión a ellos), elfos, orcos, humanos, comparten la ciudad de Los Ángeles junto a centauros, hadas o dragones. Una mezcla que es más Shadowrun que la trillada Alien Nación y que fuerza una alegoría sobre el racismo y la diversidad que sigue estando vigente a estas alturas.

Bright está bien hecha, bien fotografiada, bien interpretada, y tiene un guión entretenido. No es una mala película en absoluto, ni siquiera es una mediocridad. Es una peli de polis buenos contra polis corruptos llena de conceptos chulos, escenas de acción que se ven, posibilidades y humor mil veces empleado en otras producciones laureadas y mitificadas. Pero para muchos espectadores es un meh, un bluff, algo que despreciar. ¿Por qué? Me mojo, ¿vale? Porque Bright solo necesita un click en el menú de Netflix, porque no es una franquicia de superhéroes, porque puedes pasar a otra cosas, porque en sólo con que un tipo en twitter diga que la peli es una copia de Alien Nación ya es mala; porque Will Smith es un árbol que empieza a caerse, y ya sabemos qué les ocurre a los árboles que caen, porque es del director del Escuadrón Suicida y además se le acusa de firmar un guión que no es ni suyo. Alien Nación maneja un concepto similar en lo que se refiere a la confrontación de especies entre dos seres que tienen que trabajar juntos, sí, pero Bright es ambiciosa en su universo, y está más cerca del rol polivalente que del drama alienígena. En Bright vemos esquinas y opciones por explorar en lo que podría haber sido una más de polis buenos contra el mundo. 

Yo me he quedado con ganas de más. De más de ese humor confortable y manido, de más elfos killers y orcos pandilleros (los latinos de este mundo), de dragones que cortan la luna en Los Ángeles, de varitas que conceden deseos y de agentes federales con las orejas puntiagudas. Bright supera el cliché con buen hacer sin abrazarse a ninguna licencia. ¿De verdad queremos cosas nuevas?

6 comentarios:

  1. Totalmente deacuerdo.... !!quiero más!!... lo facil es destruir pero más facil tendria que ser divertirse!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que disfrutar es una tarea muy difícil hoy día.

      Eliminar
  2. Jajajajaja!!!! Mucho exquisito hay por estos mundos frikiguays!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gente que a la que no le entra en la cabeza que no es más ni menos que eso, gente.

      Eliminar
  3. Pendiente la tengo, a ver si cae este finde. Y buen artículo como siempre xD

    ResponderEliminar